La semana pasado empece con la parte practica desde donde, con todo lo explicado hasta el momento, planteamos la escena en el caso hipotético de la última figura que he terminado hasta la realización de la propia foto. En esta veremos la interfaz del programa de retoque fotográfico que suelo usar.

Esta es la foto que hicimos, la he encogido un poco para que pese menos y se vea también suficientemente bien aquí ya que la imagen original “pesa” 15 megabytes y mide 4272 pixeles de ancho por 2848 pixeles de alto

Siempre que hago fotos, configuro la cámara para que las haga en ambos formatos (RAW + JPG). El formato RAW viene del inglés y quiere decir crudo, es decir la imagen en crudo o, también conocido como, negativo digital. En él no hay ningún tipo de compresión ni adaptación, es la toma tal cual, con absolutamente todos los valores y parámetros con los que fue echa la foto. Esto la hace ideal para editarla luego en casa desde el ordenador, ya que estaremos tocando algo “puro” sin ediciones. Como podéis ver “pesa” bastante de 3 megabytes y algo mas a 15 megabytes y poco, pero vale la pena trastear la imagen en ese formato. Todo y que la edición que les hago es muy sencilla, se nota mucho. Cada marca de cámaras tiene su propio formato, puede ser: NEF, CRW, CR2, ORF, PTX, DNG, etc. En canon es el formato CR2.

Estas fotos no se pueden abrir con cualquier programa de edición de fotos, o bien se necesitará una ampliación del programa o uno que de entrada nos permita editar este formato. Como ya comenté en la entrada dedicada a los programas de edición, hablé sobre el programa FastStone Image Viewer. Este nos permite tocar las fotos en formato RAW directamente. Para abrir la imagen no tiene mas complicación que cualquier otro visor, clicamos sobre ella 2 veces y veremos esto:

En principio apenas vemos nada, solo la foto seleccionada ajustada a la pantalla y la información básica de la foto en verde sobreimpresa en la zona superior izquierda. Algunas de las cosas que podemos hacer aquí sin adentrarnos, aún, en el programa, son:

Click izquierdo sobre la imagen: Ampliamos la foto al tamaño real de esta, al soltar vuelve a estar ajustado a la pantalla.

Tecla “+”: Amplia el zoom.

Tecla “-“: Reduce el zoom.

Flecha derecha: Va a la siguiente foto de la carpeta.

Flecha izquierda: Va a la anterior foto de la carpeta.

Después de estas acciones básicas existen cuatro menús ocultos que podremos ver desplazando el puntero a cualquiera de los márgenes:

Margen inferior:

Aquí vemos bastantes opciones básicas para la edición y visualización de las imágenes. Si pasáis con el ratón por encima os las explica brevemente. Personalmente nunca uso este menú.

Margen derecho:

Aquí nos aparece la información EXIF, donde podemos ver la cámara y los parámetros usados al tomar la foto, así como la información del Histograma.

Margen superior:

Aquí vemos un pequeño navegador de medios donde podemos movernos por carpetas o bien por las imágenes de la misma donde esté alojada la que estamos editando.

Margen izquierdo (también accesible desde el botón derecho del ratón):

Este es el menú importante, el que nos permitirá acceder a todas las opciones, parámetros y funciones.

Podéis ver las anteriores entradas dedicadas a este tema: Fotografiando nuestras miniaturas parte 1, donde trato los distintos tipos de cámaras más adecuadas; Fotografiando nuestras miniaturas parte 2, donde explico como debemos configurar los parámetros mínimos para asegurarnos una buena toma; Fotografiando nuestras miniaturas parte 3, donde paso a analizar todo el material fotográfico que podremos necesitar; Fotografiando nuestras miniaturas parte 4, donde podréis ver múltiples opciones para componer vuestra escena o set fotográfico; Fotografiando nuestras miniaturas parte 5, donde veréis con que programas podéis editar las fotos tanto de pago como alternativas “freeware” más que decentes: Fotografiando nuestras miniaturas parte 6, donde veréis que parámetros tenemos que configurar para retocar nuestras fotos y Fotografiando nuestras miniaturas parte 7, donde veréis como realizar nuestra toma.