Hoy, en esta vuelta a la normalidad, vamos a seguir con los artículos dedicados a como fotografiar nuestras miniaturas y mas concretamente sobre el tratamiento digital de nuestras tomas. Podéis ver las anteriores entradas dedicadas a este tema: Fotografiando nuestras miniaturas parte 1, donde trato los distintos tipos de cámaras más adecuadas; Fotografiando nuestras miniaturas parte 2, donde explico como debemos configurar los parámetros mínimos para asegurarnos una buena toma; Fotografiando nuestras miniaturas parte 3, donde paso a analizar todo el material fotográfico que podremos necesitar; Fotografiando nuestras miniaturas parte 4, donde podréis ver múltiples opciones para componer vuestra escena o set fotográfico; y Fotografiando nuestras miniaturas parte 5, donde veréis con que programas podéis editar las fotos tanto de pago como alternativas “freeware” más que decentes.

Cuando hablamos de retocar las fotografías de nuestras figuras, no nos referimos a falsear resultados, retocar fallos ni arreglar problema con el color de la miniatura. A no ser que lo que se quiera es una foto más artística o un montaje/composición. Lo que hay que buscar es aproximar lo que vemos con la figura en la mano y lo que vemos en la pantalla del ordenador. Para esto la pantalla tiene que estar bien calibrada algo que podemos hacer desde el menú de configuración, los botones de nuestro monitor, programas externos o, incluso, aparatos como un calibrador, que, si bien es la mejor opción, no es muy barata y solo se recomienda a profesionales del diseño, fotografía, dibujo digital… En definitiva, un profesional que necesite tener la certeza de que lo que ve en la pantalla es exactamente lo que tendrá en otro medio (impresión, web, galeria…).

Calibrador de pantalla

Teniendo estas premisas claras vamos a ver que parámetros son los mas utilizados a la hora de ajustar nuestras fotos:

Niveles o luminosidad: Normalmente esta es uno de los parámetros que tendremos que configurar ya que es lo que mas cuesta de que quede correcto en la toma inicial. En esto corregimos la oscuridad/claridad de la toma. Yo personalmente con mi Canon EOS 1100D obtengo las fotos demasiado agrisadas o neutras de tal manera que tengo que subirle la luz y la sombra. Un truco que uso es no fijarme tanto en la figura como en el fondo. como usualmente los uso planos (de color, sin “aguas” ni “nubes”), es relativamente sencillo buscar la luminosidad del fondo y descubrir que se arregla la de la figura.

Color: Al igual que los niveles, es algo que se suele tener que adaptar ya que no queda como lo que podemos ver. En este menú encontraremos tres barras una para el rojo, otra para el verde y otra para el azul (recordemos que los monitores trabajan en colores luz es decir RGB no en color pigmento CMYK). Estas barras las moveremos buscando eliminar dominancias de color. De nuevo, también, va bien fijarse en el fondo. Este parámetro, se puede casi minimizar su uso calibrando bien el balance de blancos en cámaras que lo permitan, aunque en móviles o cámaras compactas se seguirá necesitando su correcta programación. Un consejo es que cuando hacemos varias fotos a un mismo modelo, las hacemos en las mismas condiciones de luz y sitio nos apuntemos los valores modificados en una de ellas, y los apliquemos a todas.

Tampón de clonar: a veces es necesario eliminar algún soporte o partes que el fondo no ha cubierto suficiente dejando ver partes de lo que hay detrás (esto suele pasar al fotografiar figuras grandes cuando los fondos que tenemos son para figuras pequeñas. Con esta herramienta podemos clonar las zonas cercanas haciendo desaparecer esas apariciones indeseables.

Cortar: En ocasiones queda mucho fondo que no aporta nada ya que lo que queremos destacar es el modelo, con ello cortamos ese sobrante. Los programas permiten mantener una relación de ancho y alto, de manera que luego se puedan imprimir o colocar en webs con un tamaño o proporciones estandarizadas.

Enfoque: Con cámaras de móviles o compactas muchas veces, al ampliar la foto veremos que esta esta ligeramente desenfocada. Esto se puede deber a una ligerísima trepidación a la hora de hacer la toma, poca calidad de la lente… Con la opción de enfoque aunque nos creará “ruido” hará que nuestras fotos se vean mas definidas.

Redimensionar: Para algunos propósitos querremos imágenes mas pequeñas, ya sea por el peso de la imagen, su tamaño, limitaciones de la web donde la vayamos a subir o que no hay necesidad de que se pueda ampliar tanto. Con esta herramienta le daremos el tamaño adecuado a nuestras fotos.

Como siempre digo, todo esto está enfocado a un uso casual como puede ser el fotografiar nuestras figuras para mostrarlas en redes sociales, foros o por el placer de tenerlas en imagen. Pero de bien seguro os ayudará a mejorar, ya que a veces fotografiar nuestras figuras es el momento más frustrante, porque la toma dista mucho de la miniatura