En esta tercera entrada dedicada al mundo de la fotografía voy a tratar otros útiles que necesitaremos para tomar fotos decentes de nuestras figuras. Podéis revisar las dos anteriores entradas: Fotografiando nuestras miniaturas parte 1, donde trato los distintos tipos de cámaras más adecuadas; y Fotografiando nuestras miniaturas parte 2, donde explico como debemos configurar los parámetros mínimos para asegurarnos una buena toma.

Trípode: Si bien hay infinidad de trípodes disponibles en el mercado, desde los profesionales a los de bolsillo, debemos elegir uno que sea estable. Con muchos corremos el riesgo de que se muevan o directamente caiga la cámara, y más si usamos una reflex que suelen tener un buen tamaño y peso. Así que quedan descartados todos aquellos de bolsillo, ultra plegables, de dimensiones reducidas… Tampoco vamos a buscar un trípode muy profesional (que sería lo ideal) ya que lo que queremos es darle un uso eventual, en principio no vamos a dedicarnos a ello. Existen opciones suficientemente buenas y que no duelen al bolsillo, yo personalmente tengo este: Trípode – Hama Star 61. Dispone de múltiples articulaciones, pies extensibles, niveles… además de funda. El precio oscila en tiendas desde unos 22-35€ dependiendo de la oferta del momento.

Disparador externo: Si bien todos hemos oído o usado el disparador programable de la cámara para que la presión, al apretar el botón, no nos cree pequeñas trepidaciones que arruinen la fotografía, existen disparadores externos. Estos permiten hacer fotos a distancia, sin tocar la cámara, existen de inalámbricos y con cable. Dependerá de nuestras preferencias y compatibilidad de la cámara. estos disparadores también permiten realizar fotos con velocidades bajisimas del obturador, consiguiendo que la cámara esté captando la toma por largo rato. Con ello se consiguen espectaculares fotos donde se ven movimientos de estrellas o fuentes lumínicas prolongados en el tiempo en una sola toma. Podemos programarlo para que nosotros empecemos y paremos el rato de captación y, como en ningún momento tocaremos la maquina no habrá ni el mas mínimo problema. Como este ejemplo:

Tarjetas SD y baterías de recambio: Aunque estas dos cosas se incluyen normalmente cuando compramos nuestra maquina o, en el caso de las tarjetas la solemos comprar o tener de otro dispositivo. Siempre va bien tener de repuesto de ambas cosas por posible problemas técnicos o bien en un momento de emergencia.

Objetivos: Si bien con el objetivo normal que viene incluido en la cámara puede ser mas que suficiente, existen multitud de opciones que nos harán mas personalizadas las tomas. Yo personalmente solo me compré un objetivo macro que uso de tanto en tanto pero es muy útil.

Fundas: Encontramos fundas mas o menos completas que nos servirán para transportar nuestra cámara o tenerla guardada y protegida mientras no la usamos.