Algunas veces, el mundo del cómic necesita volver atrás y reinventarse, en otras ocasiones, la modernidad necesita volver a los orígenes y al clasicismo para recordar tiempos mejores. Cuando veo los trabajos de este animador, dibujante y pintor nacido en Croacia en 1972, siento lo mismo que experimento al ver las portadas de Steve Rude, un retorno a la época dorada del cómic, pero a la vez, con un aire nuevo.

Artista completo, Ribic posee una gran técnica en todas la a facetas, lápiz, tinta y color, con un sentido de la magnificencia y de la épica, difícil de igualar.

A destacar la novela gráfica Loki, un libro de referencia por su alto nivel artístico.

Alexis Calvo